Creamos contenido para empresa que enamora a tus clientes… y a Google

Voy a darte un motivo para leer esto:

El artículo que tienes a continuación contiene un regalo valorado en 350€, reales, sin bromas, y está al final. Antes, y en menos de 5 minutos comprenderás por qué el 95% de los blogs de empresas solo sirven para perder tiempo y dinero. 

 

Si lo entiendes y aplicas, el blog de tu empresa se transformará de un inconveniente a un imán de visitas y leads y no tendrás que contratarnos.

Suena bien, ¿verdad? Pues no te fies.

¿Te acuerdas del cuento de Pedro y el lobo?

 

Internet está lleno de falsas promesas intentando que desees algo que no tienes o que no quieras algo que sí tienes. De todas las veces que te han dicho ”que viene el lobo” ninguna era verdad.

 

Tu incredulidad está más que argumentada.

que viene el lobo
Qué cabrón el pedro

Por suerte, aquí no vas a encontrar películas de terror sobre algo que podría acabar con tu negocio si no nos contratas. Tampoco tenemos trucos mágicos ni atajos para que tu web sea el nuevo Apple antes de pestañear dos veces. Mucho menos una receta milagrosa que te mande del tirón a un playa en Punta Cana mientras se te caen los dólares del bolsillo.

 

Solo sabemos qué funciona para que el contenido de tu blog sea una pata básica en tu estrategia de atracción y por qué nadie lo hace. El lobo somos nosotros.

Las 3 palabras de un gurú que han hecho perder más dinero a las empresas que las preferentes a todos los abuelos de España

Una frase lapidaria que podría haber firmado Mr. Wonderful en un día inspirado lleva sacudiendo el mundo online desde 1996. Es un mensaje corto, un directo al mentón disfrazado de aforismo que, aún hoy, gurús y vendehumos del mundo online repiten como un mantra.

 

La frase la has oído y leído miles de veces y enseguida te la voy a contar, pero viajemos primero a aquella época para comprender bien el asunto.

 

Estamos a finales de los 90, en 2-3 años han nacido Google, Hotmail y Yahoo, Zubizarreta canta la traviata en el mundial de Francia y el mundo online empieza a efervescer.

 

Internet parece haber pegado el petardazo y de pronto todo tiene que estar en la red en forma de noticias, blogs, o foros. Es el mundo 2.0.

 

Ahí empezó una carrera por llenar un saco sin fondo que nos ha llevado, 20 años después, a las casi 2.000 millones de páginas web ofreciendo información. Ahí empezó la creación de contenido en Internet, y es imparable.

 

Volvamos a la dichosa frase.

 

Me apostaría todas mis habilidades de redacción a que la has escuchado mil veces y todas te has quedado igual, como si tuvieras un escudo que evitara su comprensión.

 

Porque el titular que dio Bill Gates a un artículo publicado en enero de 1996 en el blog de Microsoft encierra un mensaje que es malinterpretado por el 95% de las empresas.

 

Tres sencillas palabras que resumían su visión del futuro de los negocios en Internet:

El contenido es el rey pero es mentira
Ok, Bill, el contenido es el rey sí, ¿y qué? Mr. Wonderful no nos hace pensar tanto.

¿Haces regalos boomerang a los lectores de tu blog?

Mi amigo Demetrio tenía una novia muy maja. No llevaban mucho juntos y estaban en esa época de una relación en la que los regalos todavía son importantes.

 

Llegó el cumpleaños de la chica y Demetrio le hizo un regalo que fue muy celebrado por sus colegas, pero que a ella no le hizo mucha gracia.

 

Le regaló la PlayStation.

 

La chica no había jugado a una videojuego en su vida.

 

El mismo error de novio veinteañero es el que cometen los textos y blogs corporativos de medio Internet: no tienen en cuenta a la persona para la que escriben.

 

Y algo todavía peor, “el síndrome del servicio integral y el equipo multidisciplinar”, ¿te suena la frase? Millones de webs corporativas, afectadas por este devastador mal, incluyen frases vacías que lo único que consigue es robar segundos de vida.

 

“Somos un equipo multidisciplinar que se adapta a tus necesidad gracias a nuestro servicio integral y a una visión 360 de tu negocio”

 

El resultado de no tener en cuenta lo que busca el lector mezclado con una buena dosis de contenido intrascendente es una epidemia de blogs de empresas vacíos en utilidad e identidad que reciben menos visitas e interacción que el arenal de la feria de Córdoba en agosto.

 

De conversiones ni hablamos.

 

Si es que la culpa es Bill Gates, que dice sin decir.